¿Ya están obsoletas las universidades y los títulos?

Ha sido frecuente en los últimos tiempos el escuchar declaraciones de personalidades del mundo de la programación, afirmando que los títulos no sirven para nada y que ellos no se llevan de eso para contratar personal.

No se si para programador se necesita un título, pero estoy seguro que sí se necesita para ingenieros civiles, industriales o aeronáuticos, para médicos, enfermeras, y para cualquier determinada área, que el empresario contratante o cliente no domine y requiera de los servicios.

Con toda seguridad, los directores de google pidieron todas las certificaciones y todos los PhD de las universidades ivy league para contratar al ingeniero que construyó el nuevo edificio de su sede central.

Ahora, si el contratante lo que busca son personas para asistirle en un área que él mismo domina, en ese caso este podría tener capacidad de evaluar de otras formas el verdadero talento y aptitud y echar a un lado el CV.

Con todo, el talento es algo muy difícil de medir, tanto en un examen como en una entrevista. Alguien incluso podría aparentar tener talento para algo pero realmente no tenerlo. Ese es el mayor reto de las empresas hoy día, el cómo evaluar el talento. Por lo tanto, la gran mayoría de las empresas no tendrán de otra que exigir un título. Están pidiendo la contratación de un personal especializado en un área de la que ellos no saben nada, y solo pueden exigir un título que los avale.

Un título no es una garantía de eficiencia, pero hay mayor probabilidad de aplicación, talento o conocimiento. El empresario quisiera tener más herramientas además del título para ver si el empleado realmente da, pero es que usualmente carece de ellas; no las tiene, no sabe cómo evaluar.

Dejando a un lado el aspecto de las certificaciones y empleos, la sistematización del aprendizaje formal tampoco se debe menospreciar.

Cuando uno estudia algo sistemáticamente, está la desventaja de que se tiende a hacerlo rápida y superficialmente, memorizando informaciones básicas, pero sin realmente entenderlas a cabalidad, mientras que cuando uno está aprendiendo por sí mismo, se tiende a comprender mejor, a captar la verdadera naturaleza de causa; pero con el inconveniente de que se crean muchas lagunas.

Cuando se es autodidacta, se puede tener dominio sobre algunos subtemas de una materia, pero ni siquiera conocimientos mínimos sobre muchos otros. Por eso es que es importante la sistematización, como primer paso del aprendizaje y luego la investigación por iniciativa personal o autoaprendizaje. Ambos componentes son necesarios. Con el aprendizaje formal y sistemático no se puede tener dominio absoluto sobre todos los temas, pero sí al menos se tendría una base sobre la cual partir para luego profundizar o especializarse en determinado campo. No tener esa base puede llevar a cometer una multitud de errores. Hasta los que son autodidactas con gran talento y pasión, aun en estos es difícil no tener lagunas cuando no se ha estudiado sistemáticamente.

Anuncios

Críticas, aportes o cualquier duda que tengan, por favor no dejar de expresarlas aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s