¿Qué tipo de educación queremos? ¿Para qué?

Todos tienen una visión diferente de para qué queremos educación, veamos:

En un debate en la televisión chilena, la líder del movimiento estudiantil,  Camila Vallejo, decía lo siguiente: “Considero que es muy importante la discusión sobre el objetivo, porque hablamos mucho de calidad, pero como que la gente no entiende a qué se refiere con calidad. ¿Cómo medimos calidad? ¿Calidad para qué? […] depende de para qué la queremos, pero nunca hemos planteado cuál es el objetivo de la educación en Chile. ¿Qué queremos formar? ¿Queremos formar ciudadanía? ¿Queremos formar seres humanos? ¿o solamente profesionales, técnicos, reproductores del aparato productivo, reproductores del mercado? Yo creo que no, yo creo que podemos formar sujetos de transformación con capacidad critica que no sean fáciles de dominar y que caigan en la ignorancia creyendo que recibieron una buena educación.” R minuto 38:52

Es cierto que en las instituciones educativas se debe hacer hincapié en la formación de ciudadanos con principios que no se quebranten y que no vayan al mercado laboral con la visión de ganar dinero antes que la visión de servir a la sociedad y a tus semejantes con toda tu buena dedicación y esfuerzo; pero Camila Vallejo lo reduce todo al sistema económico. Para ella el mal es el capitalismo y la existencia de este es por la ignorancia de la gente y que para eso se necesita una mejor educación en Chile. Blog de Camila sexto párrafo

Durante una conferencia sobre calidad e inversión en educación, impartida por Andreas Schleicher, de la OCDE,  en abril del año pasado en el Centro Bonó; en la sesión de preguntas y respuestas, Alex Mundaray, conocido líder juvenil y músico, cuestionó a Schleicher sobre los sistemas escolares que se concentran mucho en las matemáticas y ciencias y dejan a un lado y no fomentan las artes. Ante una audiencia repleta de grupos de izquierdas y activistas de esta y músicos (también estaba Marel Alemany),  Andreas Schleicher afirmó que estaba demostrado que los estudiantes que no se formaban adecuadamente en lectura, matemáticas y ciencias, no tendrían un buen desarrollo y desempeño en las demás áreas;  y que estas además eran áreas vitales para el desempeño profesional.

Así que para Alex Mundaray, la educación debería prestar más atención a las artes, la música y humanidades, pero para Andreas Schleicher, la educación debería prestar más atención a las ciencias y matemáticas.

Para Andres Oppenheimer, destacado periodista y escritor del libro-investigación sobre temas educativos: “Basta ya de historias, la obsesión latinoamericana con el pasado y la clave del futuro,” la educación debe concentrarse en la ciencia y la tecnología y en la innovación de estas, y critica el alto número de matriculados en las facultades de humanidades en las universidades latinoamericanas. R R2

Durante una ceremonia de graduación de jóvenes que se capacitaron en elaboración de software, Leonel Fernández expresó: R “Un debate serio sobre educación debe estar centrado en tres interrogantes: ¿qué se enseña?, ¿cómo se enseña?  ¿para qué se enseña? y a partir de ahí hablamos del resto. […] Yo  sé lo que significa para la República Dominicana la graduación de estos jóvenes en la tecnología de software. Significa la revolución añorada que siempre hemos querido, que permitirá la transformación definitiva de la nación […] Me siento regocijado porque ustedes serán los que elaborarán esos productos tecnológicos para el mercado hispanoparlante de los Estados Unidos y de América Latina. El capital humano resulta vital, sin eso no se podría.”

Como decía la cita de Camila Vallejo al inicio de este artículo, todo depende del tipo de educación que queremos y para qué la queremos.

Para los que queremos educarnos en la creación de más riquezas, entonces nos enmarcamos en la última tesis, la de Oppenheimer y de Leonel. La creación neta y concreta de riquezas hoy día está en la ciencia y en la alta tecnología; nuestro mundo está movido por ella.

Pero entonces, ¿qué se necesita para tener éxito en ese tipo de educación?, ¿qué cultura debemos crear en nuestros ciudadanos?, ¿cuáles implicaciones nos traería? y ¿cómo afrontarlas?

En primer lugar descartamos que la alta tecnología se pueda desarrollar adecuadamente en un sistema socialista, como piensa Camila Vallejos, (Para la discusión sobre este tema véase Parada en París)

A principios del año pasado, salió publicado en el Wall Street Journal un artículo titulado: “Por qué las madres chinas son superiores” de Amy Chua, egresada de Harvard y profesora de Yale, en el que la autora defendía y promovía tenazmente el modelo de crianza de sus dos hijas bajo un ambiente de estricta y extrema disciplina familiar y seguimientos a sus estudios, y al mismo tiempo desestimando el abierto y menos estricto modelo de crianza familiar occidental.

Como si el espíritu y cultura nacional hubiesen sido ofendidas, resultó ser el artículo de Amy Chua en la liberal sociedad norteamericana. El artículo sacó a la luz una situación sociocultural no solo de los chinos, sino también de los taiwaneses, surcoreanos, hindúes y otras culturas asiáticas, provocando un escándalo y controversia enorme, pero generando a su vez un interesantísimo debate público sobre cómo y para qué estamos y debemos educar a nuestros hijos, siendo el centro de atención esta vez no la escuela, sino el mismo seno familiar como promotor y supervisor del desempeño escolar.

Pero antes de continuar, mejor repasemos rápidamente algunos datos sobre la comunidad asiática:

En los últimos TIMMS (Trends in Internacional Mathematics and Science Study) de matemáticas de octavo grado, los asiáticos ocuparon los 5 primeros puestos de un total de 48 países. Taiwán, Corea del Sur, Singapur, Hong Kong y Japón. R

Según los datos del Oficina Nacional del Censo de Estado Unidos, en aquel país en  2008, de entre los blancos por encima de 25 años, un 29.7 % era graduado universitario, pero entre los asiáticos la cifra es de un asombroso 50 % (51.3 nativo asiáticos, 49.1 nacidos afuera) en 2007.Rpagina5

En Estados Unidos, los negros son el grupo social con el menor ingreso mediano* de EUA, con 32,584 dólares anuales, le siguen los latinos con 38.039 dólares anuales, luego tenemos a los blancos con un ingreso mediano de 51,861 y finalmente, a la cabeza de todos los grupos demográficos, están los asiáticos, con un ingreso mediano anual de 61,459 dólares (Oficina Nacional del Censo 2010). Rpagina6

*Ingreso que divide a la mitad de la población por encima o por debajo de este. Es decir, que la mitad de los negros en EUA ganan menos de 32,584 y la otra mitad gana más de eso.

A pesar de que los asiáticos representan apenas un 4.8 % de la población de EUA, algunos de los más grandes innovadores y pioneros de este país pertenecen a ese grupo étnico, como:

Jerry Yang, uno de los dos fundadores de Yahoo que llegó de Taiwán a los 10 años.

Dos de los 3 fundadores de youtube eran asiaticos: Steve Chen, quien llegó tambien de Taiwán a los 15, y  Jawed Karim, quien llegó a EUA desde alemania a los 13, su padre era de Bangladesh.

Tambien, Sabeer Bhatia, uno de los dos fundadores de Hotmail, quien llegó desde la India para estudiar en la universidad.

 

Ahora volvamos a la historia de Amy Chua, veamos algunas de las cosas a las que Chua les tenía prohibido a sus hijas: R

• Ver televisión y jugar juegos de computadoras

• Escoger sus propias actividades extracurriculares

• Obtener una nota que no sea A

• No ser la estudiante número 1 excepto en gimnasia y teatro.

• Tocar algún instrumento que no sea el piano o el violín.

Chua escribía en su artículo:

-[…] Chinese parents demand perfect grades because they believe that their child can get them. If their child doesn’t get them, the Chinese parent assumes it’s because the child didn’t work hard enough. That’s why the solution to substandard performance is always to excoriate, punish and shame the child. The Chinese parent believes that their child will be strong enough to take the shaming and to improve from it.

[…] Chinese parents believe that they know what is best for their children and therefore override all of their children’s own desires and preferences

[…] the vast majority of the Chinese mothers said that they believe their children can be “the best” students, that “academic achievement reflects successful parenting,” and that if children did not excel at school then there was “a problem” and parents “were not doing their job.”-

 

Según los informes “Mathematics Teaching and Learning Strategies in PISA” de la OCDE y “Primer reporte de los resultados del SERCE” de la CEPAL, efectivamente el clima disciplinario y el factor socioeconómico son los factores que más influyen en el rendimiento de los estudiantes.

Una nota curiosa es que la señora confiesa que en sus días de estudiante universitaria ella no era naturalmente escéptica y curiosa como los demás estudiantes de leyes, y que solo quería memorizarlo todo. R

Entonces ahí hay una enorme contradicción. Si Amy Chua solo quería memorizarlo todo y eso era lo único que hacía, ¿es esto de la férrea disciplina entonces un modelo a seguir, si te destruye la capacidad crítica y creativa?

El mismo Andrea Schleicher, una de las cosas que criticó fue precisamente esto. Dijo que los estudiantes dominicanos tienen habilidad para repetir conocimientos que han memorizado. Sin embargo, son incapaces de extrapolar esos saberes a su vida diaria y a situaciones nuevas. R

Lo interesante es que esto no es solo un problema de Amy Chua, o de los dominicanos. Incluso hasta en Singapur, país que lidera en los TIMSS y PISA, el mismo director de la Agencia para la Ciencia, Tecnología e Investigación de ese país señalaba que el principal problema con los estudiantes era que solo les importaban las notas, decía: “las notas son importantes, pero los estudiantes deben ir más allá de los libros de textos” R (en el minuto 2:33)

Si los asiáticos son un reflejo de Amy Chua, y si los asiáticos ocupan los primeros puestos en los PISA, entonces, ¿los PISA y los TIMSS no están midiendo bien la innovación?

La memorización está muy latente en la comunidad asiática, pero a pesar de todas las sugestiones hechas anteriormente, la evidencia muestra que los asiáticos americanos sí son innovadores.

Los resultados de las pruebas internacionales muestran relación con el nivel de éxitos de los asiáticos. Taiwán lidera en la primera posición en los exámenes TIMSS y ciertamente los chinos taiwaneses han producidos grandes innovadores y creadores de riquezas. Además de los taiwaneses norteamericanos mencionados anteriormente, podemos destacar también a Cher Wang, cofundadora de Via Technologies (fabricantes de chipset de motherboards y tarjetas de memoria) y fundadora de HTC (ambas empresas  con sede en Taiwán). También está Stan Shih, fundador de Acer, con sede en Taiwan también. Otro gigante tecnológico de Taiwan es Asus, fundada por exempleados de Acer, y que son fabricantes de laptops, tablets, monitores y de componentes tecnológicos para Apple, Dell y Hp. Corea del sur que ocupó el segundo puesto en los TIMSS también es una potencia tecnológica, con Samsung, LG y Hyundai.

Similar sucede en Latinoamérica con Uruguay, que lidera la calidad educativa solo después de Cuba, (Vease Serce 2007 en El gasto educativo público y privado en R.D y L.A) y al mismo tiempo son con holgura los mayores exportadores per cápita de software de Latinoamérica (para los procesos internos de las empresas fundamentalmente), principalmente hacia Estados Unidos y España, y fueron los pioneros de la exportación de estos en la región.

—-

Por lo que podemos llegar a la conclusión de que los chinos son memorizadores, pero esto no quiere decir que al mismo tiempo no sean también innovadores. De alguna forma han podido conjugar las dos cosas o por lo menos en lo que se refiere al campo tecnológico.

Al parecer la mezcla de disciplina familiar y de un ambiente económico y cultura americana altamente promotoras del emprendurismo e innovación han rendido grandes frutos. Cher Wang estudió en la universidad de Berkeley en California.

Recordemos además que los taiwaneses son chinos burgueses clasistas de formación altamente capitalista que se trasladaron a la isla cuando los norteamericanos la independizaron del continente.

¿Es un estudiante de A el que mejor desempeño profesional tendrá? El estudiante que más A obtenga es seguro el que mejor memoriza, pero esto no quiere decir que vaya a obtener un peor desempeño profesional que otros. La creación de riquezas es un proceso complejo. Veamos:

Todos sabemos que Bill Gates copiaba y/o compraba programas a otras compañías. Pero desarrollar un programa o un producto es solo una parte del proceso. Primero hay que tener el olfato de reconocer el potencial del producto y segundo hay que saber mercadear el producto. Bill Gates copió el Windows de Apple (el sistema de interfaz grafica GIU), pero Steve Jobs a su vez descubrió y compró el GIU y el Mouse a Xerox, pero para aquel tiempo el GIU resultaba ser demasiado caro y extravagante y generando pérdidas para Apple. Gates reconoció el potencial que podría tener el GIU en el futuro si las computadoras llegaran a abaratarse y masificarse (la mayoría apostaba a lo contrario). Bill Gates no tenia que invertir en investigación y desarrollo de hardware, su compañía se especializó solo en el software. Gates también tuvo la visión de que en el futuro habría más compañías además de Apple e IBM que requerirían y comprarían su programa. Así que Gates era un visionario, habil emprendedor e innovador también.

Se cuenta de Bill Gates cuando era joven, que este le preguntaba a las chicas en las citas sobre cuál era su índice académico. Es decir, esto era importante para el, aunque terminó abandonando Harvard para dedicarse a la computación.

Marck Zuckeberg también estudiaba en Harvard y la abandonó.

Por otro lado, Steve Jobs apenas asistió un semestre a la universidad y luego dos años como oyente.

Larry Ellison también abandonó  la universidad.

A partir de estos 4 grandes emprendedores del software estadounidense podemos concluir también y certeramente que no es tanto si tengas mucho o poco conocimiento, sino lo que se hace con ese conocimiento y ahí es donde está la clave. Claro que también las organizaciones funcionan utilizando los mejores y más diversos talentos y disciplinas. Microsoft no podría existir sin el acceso a la disciplinada y barata mano de obra cualificada importada desde la India.

Como decia Oppenheimer “hoy día un programa de computación vale más que un montón de materia prima. Menos del tres por ciento de lo que se paga por una taza de café retorna a las manos del productor, 97% restante va a los ingenieros, al marketing, la publicidad, todos ellos integrantes de la economía del conocimiento”.

 

¿Hasta qué grado estamos dispuestos nosotros a llevar la disciplina como sociedad y sin perder nuestra identidad?

La película “I Not Stupid” es una vista obligatoria para conocer los problemas sociales que nos enfrentaríamos si quisiéramos aplicar la disciplina asiática (como propugna Oppenheimer)

Es una divertida comedia y sin perder a su vez la seriedad de la temática social. Trata de una dominante madre que demanda total obediencia a su hijo (Terry) y lo priva de su libertad, y que no puede alcanzar buenos resultados escolares en la competitiva y elitista sociedad singapurense; donde los estudiantes son separados en tres grupos diferentes de acuerdo a su rendimiento; los de mejor rendimiento en el “EM1” con los mejores profesores y más disciplina y los del “EM3” donde cayó Terry con los peores profesores y disciplina más relajada y con la consecuente estigmatización que esto causa.

La película completa está disponible en Youtube con subtítulos en inglés click aquí

 

A continuación veamos par de críticas recogidas por N.Y Times de entre los blogposts más destacados que se produjeron al respecto del artículo de Amy Chua: R

-I’m horrified that she’s American-born and hanging on to this, when most of us are trying to escape it,” said Betty Ming Liu, the daughter of Chinese immigrants from Vietnam and author of one of the many blog posts about the book. A California woman recalled how her sister became the perfect Asian daughter Ms. Chua aspires to produce, only to kill herself because she was afraid to tell anyone she suffered from depression.-

 

Y ahora la opinión de unos de los principales columnistas del N.Y Times, David Brooks,  para el que una cafetería es intelectualmente más demandante que una biblioteca. R

“Practicing a piece of music for four hours requires focused attention, but it is nowhere near as cognitively demanding as a sleepover with 14-year-old girls. Managing status rivalries, negotiating group dynamics, understanding social norms, navigating the distinction between self and group — these and other social tests impose cognitive demands that blow away any intense tutoring session or a class at Yale.

Participating in a well-functioning group is really hard. It requires the ability to trust people outside your kinship circle, read intonations and moods, understand how the psychological pieces each person brings to the room can and cannot fit together.

This skill set is not taught formally, but it is imparted through arduous experiences. These are exactly the kinds of difficult experiences Chua shelters her children from by making them rush home to hit the homework table.

Chua would do better to see the classroom as a cognitive break from the truly arduous tests of childhood. Where do they learn how to manage people? Where do they learn to construct and manipulate metaphors? Where do they learn to perceive details of a scene the way a hunter reads a landscape? Where do they learn how to detect their own shortcomings? Where do they learn how to put themselves in others’ minds and anticipate others’ reactions?

These and a million other skills are imparted by the informal maturity process and are not developed if formal learning monopolizes a child’s time.

I wish she recognized that in some important ways the school cafeteria is more intellectually demanding than the library”

 

Finlandia tiene un sistema educativo bastante flexible, solo 4.5 horas de instrucción al día (excluyendo 15 minutos de receso entre cada cambio de materia y horas de almuerzo). Es un sistema bastante inclusivo y comprensivo con la totalidad de los estudiantes. Se esfuerza por no dejar atrás a los que más les cuesta, y dedican la mitad del tiempo que los asiáticos en hacer las tareas de matemáticas y también respecto todas las tareas en su conjunto. Mathematics Teaching and Learning Strategies in PISA

Finlandia obtuvo el puesto no. 8 de 42 en los TIMSS 2011 de matemáticas y el 5 en los TIMSS de ciencias. Ver tema: ¿Por qué los PISA no son una adecuada herramienta de medición?. Pero esas puntuaciones no son malas si consideramos lo flexible del sistema finlandés, además las puntuaciones en ambas materias estuvieron significativamente por encima del promedio. Pero aun así, debemos admitir algo: la educación de Finlandia no es la mejor del mundo, pero tampoco deben pretender serlo. Porque para ser los mejores eso conlleva muchas implicaciones. Los finlandeses no son los mejores porque la cuestión fundamental no trata del sistema educativo o de los métodos, sino de la disciplina de los estudiantes. En Asia los estudiantes son muy disciplinados y sus familias muy estrictas y supervisoras.

Finlandia no se debe sentir mal por haber quedado en octava o quinta posición. Claro que si lo que se quiere es ser primero en todo y ese ánimo de competir y comparar… Yo creo esa no debe ser la mentalidad. No debemos querer parecernos a los asiáticos. Cada cultura es única y tiene sus cosas positivas y negativas y debilidades y fortalezas, que las hacen singular.

La encuesta Gallup Global Wellbeing 2012  midió el nivel de satisfacción con la vida preguntando a los entrevistados como calificarían su vida en una escala del 1 al 10, siendo 1 como la peor vida posible y 10 como la mejor vida posible. Los que califican su vida presente en 7 o más y su vida futura en 8 o más se consideran en el rango de “progresando” y los que califican su vida presente y futura en 4 o por debajo se consideran en el rango de “sufriendo”.

Taiwán, Corea, Singapur y Japón lideran los rankings de los TIMSS, pero no así los de felicidad.

Finlandia está en la posición 7. Holanda que tuvo un muy buen desempeño en los TIMSS y mejor que Finlandia, está en la posición 3. Brasil lidera a los latinoamericanos en la posición 10, Costa Rica en el 11, Panamá en el 14, Argentina en el 16. Surcorea está en la posición número 20 seguida muy de cerca por Venezuela (21), Colombia (23) México (25), Uruguay (27), Chile (35) y Guatemala (41). Singapur se encuentra en la posición 37, Taiwán en la 46 y Japón en la 59. Perú en la posición 47 y Republica Dominicana en la (48) y después siguen Ecuador (49), Jamaica (52), Nicaragua (54), Paraguay (56), Bolivia (61) y Honduras (69). Las entrevistas fueron realizadas en 2011.

Un sistema educativo asiático de extrema disciplina es algo que nosotros como sociedad rechazaríamos tajantemente y criticaríamos  así como lo hicieron los norteamericanos. Es verdad que un sistema de estricta disciplina destruye talentos y la diversidad. Incluso el profesor más disciplinado y estricto de nuestro país implícitamente haría estos reconocimientos. Es difícil que en nuestro país exista una profesora como Amy Chua. La disciplina difícilmente pueda ser un baluarte de nuestra sociedad latinoamericana.  No seamos como el burro en la fábula de Esopo.

Podríamos aspirar a un modesto PIB per cápita ppa de unos 20 (lo cual no está mal) y quizá con suerte 25 mil dólares (o la mitad del PIB per cápita de EUA) sin caer en la más estricta disciplina. Taiwán tiene 40 mil. Chile, Argentina y México tienen 22, 18 y 16 mil respectivamente. Es difícil para países pequeños y rezagados alcanzar a EUA. Hay muchísimo capital humano y financiero acumulado en California (por razones históricas) que nos pone en trabas y desventajas, pero sí que podemos hacer mucho más para ser competitivos, generar nuestras propias riquezas y a su vez quitarle parte del mercado tecnológico a EUA, como ha hecho valientemente Taiwán y también Finlandia con Nokia.  Esa es la clave del desarrollo.

No creo que debamos pretender ser como los asiáticos  pero si que es obvio que debemos llegar a un mejor de equilibrio y podemos hacerlo, y si la férrea disciplina no es nuestro fuerte, pues podríamos mejorar la disciplina y cultivar el emprendurismo, la creatividad, la innovación.

Como decía Peter Drucker, en su libro “La sociedad postcapitalista”: “la mejor escuela quizá no sea aquella que tenga la estricta disciplina de las escuelas japonesas pero tampoco el liberalismo de algunas escuelas norteamericanas”.

Anuncios

Críticas, aportes o cualquier duda que tengan, por favor no dejar de expresarlas aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s